Chinese (Simplified)EnglishFrenchGermanJapaneseKoreanRussianSpanishVietnamese

Diez verdades sobre las mujeres y las vacunas COVID-10

¡Síguelo para obtener más información!


Descargue una versión imprimible de esta página.


Mito: "Las mujeres embarazadas deben esperar hasta después del parto para vacunarse".

Verdad: Las mujeres embarazadas deben vacunarse lo antes posible para protegerse y proteger la salud de sus bebés. Si se infectan con COVID-19, las mujeres embarazadas tienen más probabilidades de tener un caso grave de COVID-19 y sus bebés tienen un mayor riesgo de parto prematuro.

 

Mito: "La mayoría de las vacunas no son seguras para las mujeres que amamantan".

Verdad: la mayoría de las vacunas, incluidas las vacunas COVID-19, son seguras para las mujeres que amamantan. Las mujeres que amamantan reciben de forma rutinaria casi todas las demás vacunas.

 

Mito: "No hay información de estudio sobre la seguridad de las vacunas COVID-19 durante el embarazo".

Verdad: Si bien las mujeres embarazadas fueron excluidas de los ensayos clínicos iniciales de vacunas, existe información tranquilizadora del estudio de que las vacunas COVID-19 son seguras durante el embarazo. Más de 4,700 mujeres están inscritas en un registro de nacimientos de los CDC-FDA que no informa eventos adversos anormales en mujeres embarazadas.

 

Mito: "Las vacunas COVID-19 causan infertilidad".

Verdad: No hay evidencia de que las vacunas COVID-19 afecten la fertilidad en mujeres u hombres.

 

Mito: "Las vacunas COVID-19 provocan cambios en la menstruación y la menopausia".

Verdad: muchos factores pueden afectar la menstruación, como el estrés, el sueño, cambios de peso, infecciones y muchas enfermedades. No hay evidencia actual de que las vacunas causen directamente irregularidades menstruales o menopausia precoz.

 

Mito: "Durante el embarazo, los bebés no pueden obtener anticuerpos de sus madres".

Verdad: Hay evidencia de varios estudios de que los anticuerpos pueden transmitirse de madre a bebé a través de la placenta, por lo que el niño nace con anticuerpos. Existe evidencia limitada de que la lactancia materna puede conferir anticuerpos al bebé.

 

Mito: "Las mujeres deben recibir la vacuna COVID-19 en un trimestre determinado".

Verdad: Los CDC recomiendan que todas las mujeres se vacunen lo antes posible para combatir la amenaza de la transmisión continua de COVID-19 en los EE. UU.

 

Mito: "No existe un sistema para monitorear los efectos secundarios de las mujeres embarazadas después de recibir una vacuna COVID-19".

Verdad: más de 100,000 mujeres embarazadas están contribuyendo a V-Safe, la aplicación de vigilancia posterior a la vacunación de los CDC. Los datos de V-Safe muestran que los efectos secundarios a corto plazo, como fiebre, enrojecimiento en el lugar de la inyección y fatiga, son similares en mujeres embarazadas y no embarazadas.

 

Mito: "Las mujeres embarazadas necesitan una nota de su proveedor de atención médica antes de poder recibir una vacuna".

Verdad: Todas las mujeres, independientemente de su estado de embarazo, están recibiendo vacunas de la misma manera. Las mujeres no necesitan una nota de su obstetra que certifique que pueden recibir la vacuna COVID-19.

 

Mito: "La vacunación está relacionada con un mayor riesgo de abortos espontáneos".

Verdad: La aplicación V-Safe de los CDC actualmente monitorea a las mujeres vacunadas para detectar efectos secundarios de aborto espontáneo. No parece haber un mayor riesgo de aborto espontáneo después de la vacunación.